¿Te cuesta levantarte temprano? No te preocupes, aquí te damos unos sencillos trucos para que madrugar sea mucho más fácil. ¡Toma nota!

 

15 minutos antes

Ajusta la alarma de tu despertador 15 minutos antes de lo normal. A medida que despiertas más temprano, ve a dormir también más temprano. Hazlo un par de semanas, incluyendo los fines de semana.

 

Aléjate del despertador

Elige un lugar de tu recámara lejos de tu cama para colocar tu despertador, de esta manera te obligarás a levantarte y apagarlo. Una vez arriba quita las sábanas y deja que se ventile tu cama, de esta manera regresar a dormir no será una opción.

 

Estimula tu mente y cuerpo

Cada mañana activa tus sentidos, puedes despertar tu olfato con una taza de café o si lo prefieres cárgate de energía haciendo ejercicio o escuchando tu música favorita.

¡Motívate!

Un día antes planea tu día con espacios para ti y tu familia, de esta manera mantendrás tu entusiasmo y te será más fácil adaptarte a tu nueva rutina madrugadora.

 

Llénate de energía

No salgas de casa sin desayunar, recuerda que será la energía que vas a usar durante el día y te mantendrá activo pero sobre todo bien despierto.

 

¡Ahora sí! Comienza el día con la mejor actitud y disfruta cada noche de tu Restonic, el colchón de tus sueños.