Sí, es cierto, los ronquidos pueden ser una pesadilla cada noche. Y aunque tienen varias razones de existir como la genética y la edad, sí podemos hacer algo para reducirlos y hasta incluso evitar. Aquí te decimos cómo. ¡Toma nota!

Mueve la montaña de almohadas

Intenta acostarte lo más horizontal posible, ya que si doblas el cuello utilizando almohadas dificultas el flujo de aire.

Duerme de lado

Trata de acostarte de lado, ya que si lo haces boca arriba tu lengua y garganta pueden bloquear la vía respiratoria y provocar los ronquidos.

Evita la resequedad

El polvo, la contaminación y el cambio de clima son factores que influyen para la resequedad nasal, evítalo usando un humidificador en tu habitación.

Hazte amigo de la báscula

Existe una estrecha relación entre la obesidad y roncar, esto porque el peso alrededor del cuello y en el pecho hace presión en los músculos que usamos para respirar.

Aléjate del alcohol

Evita el alcohol antes de dormir ya que este relaja los músculos y las vías respiratorias provocando ronquidos.

¡Recuerda que la constancia hace la diferencia! Esperamos que disfrutes de un silencioso descanso en tu Restonic, el colchón de tus sueños.