Remedios caseros hay muchos, pero ninguno como los de la abuela y si quieres descansar como nunca, ¡toma nota de estos sabios consejos!

 

Leche calientita

Tal vez lo has escuchado y es cierto. Un vaso con leche calientita antes de dormir estimula la producción de la llamada hormona del sueño.

 

Cena como un mendigo

Dicen por ahí; desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo. Cenar ligero ayuda a conciliar el sueño, eso sí, nunca te vayas a la cama con hambre.

Puntual como inglés

Dormir temprano un día y al otro desvelarse desajusta tus horarios nocturnos, ya que el sueño es rutinario. Intenta levantarte y acostarte todos los días a la misma hora.

 

Aromaterapia

El sándalo es muy conocido por sus propiedades relajantes, por lo que te sugerimos poner unas gotitas de esencia de sándalo en un recipiente con agua caliente e inhala el vapor unos minutos para dormir profundamente.

 

Recuerda ser constante para disfrutar de un descanso que te llene de energía, en tu Restonic, el colchón de tus sueños.