Duermen contigo todas noches y pueden provocarte enfermedades como alergias, ellos son los ácaros. Y para evitar que estos microscópicos enemigos hagan de tu colchón su casa, te compartimos unos útiles consejos.

 

Elimina el polvo

Aspira tu habitación, incluyendo tapetes, cortinas, alfombras y por supuesto tu colchón. Y para no dejar rastro de polvo, sacude tus muebles con un trapo húmedo.

 

Lava la ropa de cama

Cada semana lava tus sábanas de preferencia con agua caliente, ya que el agua fría no mata los ácaros y sécalas al sol.

Ventila tu habitación

Cada mañana abre las ventanas de tu habitación esto permitirá refrescar el ambiente, ya que los ácaros se desarrollan con más facilidad en espacios húmedos.

 

Utiliza fundas anti -ácaros

Las fundas anti – ácaros en colchones y almohadas evitan el contacto directo con los ácaros y ayuda a disminuir síntomas de alergias.

 

Te sugerimos ser constante en cada paso para tener un saludable descanso en tu Restonic, el colchón de tus sueños.