Sabías que pasamos aproximadamente un tercio de nuestra vida durmiendo, así es y todo ese tiempo lo compartimos con nuestro colchón. Es por eso que es muy importante su limpieza y evitar así la acumulación de ácaros y polvo.

Toma nota de estos sencillos pasos y disfruta no sólo de un buen descanso, sino de un descanso saludable.

PASO 1:

Mueve tu colchón: aléjalo de la pared de manera en que puedas alcanzar todos los ángulos de tu colchón y límpialo con un trapo húmedo.

PASO 2:

Aspira el colchón por ambos lados: esto te ayudará a eliminar el polvo y demás partículas acumuladas.

PASO 3:

Elimina las manchas: te sugerimos mezclar una cucharada de jabón neutro sin colorantes en agua fría. Talla el área que esté manchada con cuidado de no maltratar la tela, procura sólo humedecerla y no mojarla.

Es importante que después de este paso dejes secar tu colchón perfectamente, de ser posible déjalo orear todo el día.

Se sugiere realizar esta limpieza periódicamente, puedes aprovechar para girar o rotar tu colchón para que su uso sea uniforme. Una vez hecho esto, disfruta de un descanso reparador en tu Restonic, el colchón de tus sueños.